español
Magyar

Turismo medicinal



«Medicus curat, natura sanat»: el médico cura, la naturaleza sana. Visítenos y experimente el efecto de las aguas curativas y el barro medicinal especiales de Hungría. Descubra nuestras montañas y cuevas aptas para la climatoterapia y observe el maravilloso poder curativo de algunos gases. Los tesoros naturales del país brindan una oportunidad de relajación y regeneración incomparables para cuerpo y alma. 

La labor científica de alto nivel que se amalgama con las tradiciones centenarias asegura que cada día de su estancia en nuestro país transcurra agradablemente. Hungría, rodeada por los Cárpatos, se encuentra casi en el centro geográfico de Europa. Gracias a las favorables características geológicas de la cuenca de los Cárpatos, aquí la corteza terrestre es, en promedio, 10 kilómetros más delgada que en otros lugares del mundo. Como resultado, las aguas termales ricas en minerales solubles se encuentran relativamente cerca de la superficie, por lo que son más fáciles de extraer.
 

AGUAS VIGORIZANTES

¿Sabía que en la actualidad unos 1500 manantiales de agua mineral se aprovechan en Hungría? Aunque aquí se aplican regulaciones más estrictas que en otras partes del mundo, existen más de doscientas fuentes de agua en el país que tienen un efecto curativo comprobado, lo que permite a los visitantes disfrutar de los beneficios de la hidroterapia y otros diversos tratamientos.


De entre los primeros, destacan el baño de pesas, durante el cual se puede aplicar el masaje de chorro subacuático, también conocido como tratamiento tangentor, envolturas de barro, o los llamados tratamientos Kneipp. La balneoterapia se basa en los efectos beneficiosos del agua y del barro medicinales. En Hungría, podemos encontrar innumerables lugares que ofrecen tanto balneoterapia como cura hidropónica. 

BARRO MEDICINAL

Los tratamientos con barro que miman a los pacientes ofrecen una agradable sensación de tibieza acariciante. La temperatura de los lodos utilizados para la barroterapia puede alcanzar los 36-42 °C. Los principios activos se absorben a través de la piel, estimulando así las terminaciones nerviosas y ejerciendo un efecto relajante muscular y analgésico.


A diferencia de los analgésicos, el tratamiento tiene un efecto a largo plazo que alivia el dolor durante varios meses. El barro medicinal, apto para todo tipo de pieles, renueva la capa protectora natural de la piel, manteniéndola sana y fresca. Muchos balnearios y hoteles spa húngaros ofrecen tratamientos de barroterapia de efecto reconocido.  

MÁS COSAS PARA EXPLORAR

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR