español
Magyar

Balneario Medicinal y Piscinas Gellért

Balneario Medicinal y Piscinas Gellért
Budapest
Budapest

El Balneario Gellért es una de las más bellas huellas de la cultura balnearia de Budapest que revivió en el siglo XIX. El edificio neoclásico situado en el frecuentado extremo de Buda del Puente de la Libertad, fue construido en 1911 en estilo Art Nouveau junto con el Hotel Gellért, por lo que visitando Gellért podrá familiarizarse no solo con el mundo de los balnearios termales de Budapest, sino también con la arquitectura del cambio de siglo.  

Uno de los puntos destacados de la vibrante vida balnearia de Budapest son el Balneario Medicinal y Piscinas Gellért y el Hotel Gellért de estilo Art Nouveau. Situado en el extremo de Buda del Puente de la Libertad, el complejo se entregó al público en general después de la Primera Guerra Mundial, pero en su lugar ya existía un baño en la Edad Media. Después del dominio turco de 150 años, la construcción comenzó en la época de la monarquía austrohúngara en el lugar del antiguo baño comunitario que había cambiado de propietario varias veces: el hotel era entonces el edificio de lujo más moderno de Budapest, y el balneario medicinal era el más moderno de Europa.  

Para la gestión del hotel y del balneario era de suma importancia que el estándar del complejo estuviera a la vanguardia de Europa, así, por ejemplo, la cocina estaba a cargo de la familia Gundel, una de las dinastías hosteleras más influyentes de la época. En los años entre las dos guerras, fue completada la piscina de olas del parque del balneario, única en Europa en aquel entonces que, hasta hoy día, funciona entre mayo y septiembre. El edificio que sufrió graves daños en la Segunda Guerra Mundial recuperó lentamente su antiguo esplendor y recibió a invitados como Andrew Lloyd Webber, Dmitri Shostakovich, Richard Nixon, Anthony Quinn, Jane Fonda y, más recientemente, Ryan Gosling.  

Vale la pena visitar Gellért no solo porque es uno de los balnearios más originales de Budapest, sino también porque en el edificio y en la decoración podemos observar elementos destacados de la arquitectura de la Budapest de principios de siglo. Las esculturas y los vitrales del edificio fueron todas realizadas por artistas famosos de la época y, en los antiguos baños de mujeres y hombres podemos admirar las paredes cubiertas con la maravillosa cerámica de la fábrica Zsolnay de Pécs. Además de las piscinas, por supuesto, hay una sauna y un baño de vapor a disposición de los visitantes y, en verano, se puede tomar el sol en el parque sombreado de la colina Gellért. Desde el punto de vista de la salud, la composición del agua es muy adecuada para el tratamiento de problemas articulares, enfermedades de la columna vertebral y trastornos circulatorios. El Balneario Gellért es un lugar de rodaje popular; escenas de varias producciones húngaras e internacionales han sido grabadas en sus exteriores e interiores.