español
Magyar

The Land of thermal waters



En Hungría, la cultura balnearia tiene un pasado de 2000 años, desde la época romana. Durante los siglos XVI y XVII, los turcos enriquecieron aún más esta tradición con sus establecimientos construidos con gran experiencia, algunas de cuyas instalaciones siguen funcionando hoy día. Alrededor de estos baños, sobre todo en el curso del siglo XIX, se construyeron impresionantes balnearios que a lo largo de los últimos años se han rehabilitado respetando la tradición.

Se recomienda no dejar de visitar alguno de los balnearios históricos. No solo ofrecen excelentes oportunidades para relajarse, descansar y regenerarse, sino que la mayoría de los baños se sitúan en un majestuoso monumento centenario.

Algunos en sí mismos son una maravilla arquitectónica, siguiendo el diseño otomano original con la piscina octogonal debajo de la clásica cúpula que permite que los rayos de la luz natural se reflejen en la superficie del agua. En Budapest, donde el turismo de spa floreció ya en el siglo XIX, gracias a los movimientos arquitectónicos, como, por ejemplo, el Modernismo, se construyeron edificios extraordinarios.

La mayoría de los grandes spas también disponen de un área al aire libre, por lo que en verano funcionan como una verdadera playa con ambiente vacacional.  

En lo que respecta a la preservación de la salud, muchos balnearios ofrecen tratamientos para determinadas dolencias. En estos centros, estará en manos de expertos, y es esto lo que convierte Hungría en uno de los destinos más populares y reconocidos internacionalmente de turismo médico y terapéutico. En las aguas termales calificadas de los balnearios húngaros, muchos trastornos pueden tratarse eficazmente.

‎¡MUÉVETE EN TU ENTORNO COMO UN HÚNGARO!