español
Magyar

La primavera en Hungría



Todo renace y reverdece. Comienza la temporada: la primavera húngara se caracteriza por los festivales de arte, agradables paseos por las ciudades, terrazas bañadas por el sol y las coloridas tradiciones centroeuropeas. 

Emocionante y edificante

Visitar Hungría en primavera significa disfrutar de programas emocionantes y coloridos. En la capital, Budapest, en este período del año se celebra un festival (el Festival de Primavera de Budapest) que incluye los eventos artísticos de más alta calidad. Se trata de una serie de programas artísticos que se organizan todos los días durante el festival en diversos lugares: en museos, salas de conciertos, galerías independientes, barcos de conciertos, clubes, iglesias y mercados, así como en las calles y plazas que sirven de sede de las artes clásicas y contemporáneas en el marco de este evento de suprema calidad.

Cada persona de cualquier edad encontrará algo especial para su gusto. En estos eventos, además de los más destacados artistas húngaros, actúan también estrellas extranjeras. Si le interesa algún programa, es aconsejable obtener su entrada lo antes posible, ya que para los eventos destacados se agotan rápidamente.  

Es la temporada ideal para visitar la ciudad.

En la primavera, podrá conocer los lugares de interés y atracciones de la ciudad en condiciones agradables, sin la congestión de la temporada alta. Vale la pena participar en un recorrido temático o, simplemente, dar un paseo por la ciudad con una guía en las manos. Además de los lugares de interés tradicionales, podrá encontrar muchos tesoros escondidos y llevarse sorpresas agradables. El Puente de las Cadenas y la Plaza de los Héroes bañados por la luz, el agradable Parque Municipal, los parques y las verdes colinas de Buda se pueden disfrutar especialmente en esta época del año. Vale la pena pasear levantando la vista: las fachadas de las casas de los edificios de esta ciudad de larga y rica tradición histórica son tan ornamentadas como si cada edificio encerrase leyendas, y la verdad es que estamos casi en lo cierto, porque las encierran.

Es recomendable conocer las leyendas y las fabulas de la ciudad, y recorrer también sus calles más pequeñas. En Budapest, podrá elegir de una gran variedad de programas organizados y paseos temáticos, que tocan los principales lugares de interés o se centran en un barrio o una calle específica. Entre los guías turísticos que ejercen su oficio en la ciudad, se encuentran arquitectos, historiadores de la ciudad o del arte e, incluso, artistas y escritores, que le harán ver los valores de Budapest y su interrelación desde sus propias perspectivas. Budapest es una ciudad emocionante, ¡conózcala más profundamente!

Atracciones verdes

La Budapest verde brinda una agradable oportunidad adicional al amplio abanico de programas de visita turística. Haga una excursión a la colina de Normafa o a la isla Margarita, disfrute del panorama de una de las capitales de más hermosa ubicación del mundo desde el mirador Erzsébet, al que se puede llegar con un cómodo paseo por la ruta de senderismo. ¡No se pierda el espectacular tren infantil o el telesilla de Zugliget! El Jardín Botánico, situado en el centro de la ciudad, es un pequeño oasis que se encuentra en uno de los barrios más concurridos de Budapest, poblado de árboles, plantas y aves singulares. En el barrio del castillo, que ya en sí mismo también es muy interesante, el paseo de Árpád Tóth se viste de pétalos de color rosa cuando los cerezos florecen.

¿Está lloviendo? ¡No importa!

Un día lluvioso puede ser ideal para visitar los famosos balnearios históricos de Budapest. El más conocido es el Balneario Termal Széchenyi, ubicado en un edificio que podría pasar por palacio, y el más espectacular y ricamente adornado es el Gellért. El origen del balneario Rudas se remonta a la época otomana. La historia delos baños data de la época otomana, cuando los turcos que ocuparon Buda introdujeron esta tradición, que para nuestros tiempos ya se ha convertido en una costumbre húngara.  

Alabanza de la vida cotidiana

¡Sumérjase en el alboroto del mercadillo! En la ciudad, abundan los mercadillos de alimentos en los que no solo se pueden comprar y degustar los productos locales, sino también conversar, comer y escuchar música en un ambiente relajado. Los productores ofrecen sus mercancías directamente, y muchos jóvenes han cambiado la vida urbana por la elaboración de quesos o chorizos. No se pierda probar el chorizo ahumado especiado con pimentón húngaro, basado en una receta tradicional, que es uno de los típicos productos húngaros con denominación de origen, los llamados hungarikum. 

¿Le interesa el diseño?

Tiendas emergentes únicas llenas de ideas frescas, tiendas vintage, y mercadillos de diseño ocasionales y permanentes también le pillarán de paso. Budapest es famosa por sus vibraciones frescas y creativas.

Vivir la vida social

Por la noche, se llenan los bares de ruinas y las cervecerías artesanales. El bar de ruinas es un género singular. Los patios de las típicas antiguas casas de viviendas de alquiler de Budapest y los antiguos que dan al patio se han transformado en un acogedor e incomparable espacio común. En los últimos años, Hungría ha sido testigo de una auténtica revolución cervecera, y una tras otra abren sus puertas las llamadas microcervecerías. Sus productos se pueden degustar en lugares característicos, llenos de imaginación, que siguen las últimas tendencias del ámbito de la elaboración cervecera, donde impera el vigor juvenil.

En esta temporada, se celebran también varios festivales culinarios centrados en el vino y en la cerveza. Durante el Festival Gourmet, podrá degustar la oferta festiva de los mejores chefs y restaurantes de Hungría concentrados en un solo lugar. ¡Conozca los excelentes vinos de Hungría en una de las muchas enotecas! 

Aventuras en el campo

Planifique su estancia de modo que tenga tiempo para pasar algún tiempo también fuera de Budapest. ¡Dé un paseo por la pequeña y pintoresca ciudad de Szentendre! Continúe su viaje desde la capital hacia el norte, donde el Danubio muestra un recodo espectacular y la región brinda una amplia variedad de atracciones culturales y naturales. En Visegrád, podrá encontrar un castillo de caballeros medieval asentado en la cima del monte, que resistió a todos los asedios; en la ciudad Vác, un pequeño y encantador barrio barroco; en Esztergom, un centro religioso y cultural; en Zebegény y en Nagymaros, los puntos de partida de las mejores rutas de senderismo y miradores espectaculares. Visitar la región es una experiencia relajante y podrá disfrutar de paisajes y vistas impresionantes.

Hungría es fácil de recorrer, las distancias no ponen a prueba a los turistas. ¡Aproveche al máximo su tiempo disponible y conozca las múltiples facetas del país! El entorno del lago Tisza es un patrimonio natural protegido, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Su reserva ornitológica es el hábitat de muy diversas especies de aves singulares, que podrá visitar acompañado por un guía profesional. 

Tradiciones de primavera

La Pascua es una de las fiestas húngaras más coloridas y tradicionales. A pocos kilómetros de Budapest, hay un pueblo pequeño y encantador donde la vida sigue siendo como en la época de nuestros abuelos. La parte más antigua del pueblo se ha conservado en pleno apogeo, sus casitas encantadoras evocan un mundo de hace cien años. Está habitado por un grupo étnico singular, los llamados Palóc. Su dialecto, tradiciones, comida y costumbres son únicos. Su vestimenta es colorida y característica, que suelen lucir con motivo de las fiestas.

Por ejemplo, con ocasión de la Pascua, los mozos van visitando a las mozas de casa en casa y, según la tradición, las rocían con agua o colonia. Las mozas, a cambio, les regalan huevos decorados con motivos coloridos. Esta es una ocasión de la comunidad cuando todo el pueblo va de visita. En Hollókő, podrá convertirse en un verdadero palóc, probarse sus coloridos trajes folclóricos, degustar sus platos, dormir en sus casas rurales encaladas y conocer cómo vivían sus antepasados. Hollókő es una localidad que forma parte del patrimonio mundial de la UNESCO. 

El tiempo en primavera

¿Cómo es un día de primavera normal en Hungría? La temperatura media de los tres meses de primavera, marzo, abril y mayo, es de unos 10,9 oC. A partir de este dato, es difícil de entender que la primavera es un período caprichoso en Hungría. En marzo, todavía puede que nieve, pero en mayo ya abren las playas. En marzo, el promedio de la temperatura máxima oscila entre los 6 y 14 oC, que en abril ya alcanza los 14 y 16 oC, subiendo en mayo hasta los 20 oC y, para finales de este mes, incluso los 25 oC. 

¿Cómo vestirse?

Considerando el tiempo caprichoso de la primavera, es aconsejable vestirse por capas, como una cebolla. Es posible que también necesite un paraguas, puesto que en Hungría la mayoría de las precipitaciones suele caer en esta época del año. 

Sugerencias

En primavera, los bosques del país se cubren de ajo de oso. Esta hierba silvestre, orgánica y saludable de la temporada que tiene un sabor distintivo, es el mensajero de la primavera. Su efecto medicinal es conocido, los herboristas lo aprovechan desde hace mucho tiempo. Se utiliza para elaborar una gran variedad de platos: sopa, pesto, mantequilla y aceite de especias o pogácsa (pastelitos salados típicos en Hungría). Vale la pena probarlo, lo mejor es recién recogido del bosque.