Magyar Magyar

6 de diciembre: ¡zapatos en la ventana!

En la fiesta de San Nicolás [Santa Claus], ya no rechinan las cadenas, sino que se abren las ventanas al gran barbudo con sus regalos.

No conocemos ningún país fuera de Hungría donde Santa Claus tenga una fábrica. Y la Fábrica de Santa Claus se ha convertido en los últimos años en una de las mayores acciones caritativas de nuestro país. Esto demuestra también lo importante que es para los húngaros la entrega de regalos asociada a San Nicolás, una tradición conocida en todos los países cristianos. Entre el 1 y el 21 de diciembre de 2023, los organizadores de la Fábrica de Santa Claus reciben donaciones de alimentos, productos de limpieza, artículos de aseo y dulces. El Papá Noel finlandés, Joulupukki, también este año se unirá a la campaña: los niños podrán conocerlo el 1 de diciembre, en Budapest, en la ceremonia de inauguración de la Fábrica de Santa Claus, y el 6 de diciembre, en el mismo lugar, el 3 de diciembre, en Sárvár, el 4 de diciembre, en Bábolna, el 6 de diciembre, en Szerencs y el 7 de diciembre, en Szombathely.

¿Quién es el Nicolás de las Cadenas?

La entrega de regalos del día de San Nicolás asociada al obispo Nicolás fue originalmente más bien una costumbre urbana, que sólo en los años treinta y cuarenta, se extendió de la burguesía al campesinado a través de la intelectualidad de los pueblos. Antes, el 6 de diciembre no era precisamente la fiesta favorita de los niños. Era una costumbre arraigada en los pueblos que, el día de San Nicolás, los jóvenes e incluso los hombres casados asustaran a las niñas pequeñas y mayores con caras cubiertas de hollín, abrigos de pelaje vueltos y ruidosas cadenas. A los metemiedos disfrazados se les llamaba remedadores con cadenas, de ahí el término Nicolás de las Cadenas.

Papá Noel ya no está aquí.

Hoy en día, cada 6 de diciembre, los niños esperan con impaciencia a San Nicolás, aunque, durante las décadas del socialismo, los poemas y canciones infantiles seguían hablando de Papá Noel. En la Unión Soviética, Ded Moroz, o el Padre Escarcha, era el gran obsequiador. Siguiendo su ejemplo, en los años 50, apareció en Hungría el Papá Noel "socialista". En su momento, se le despojó de su contenido religioso, pero se mantuvo la figura de recompensa-castigo.

Limpieza de calzado garantizada una vez al año

Una cosa es segura: el 5 de diciembre se sacarán los lustradores de zapatos para utilizarlos ese mismo día y, por la tarde, los niños lustrarán y colocarán los zapatos en la ventana. Esto se debe a que, a diferencia del mundo anglosajón, aquí el barbudo entra por la ventana, no por la chimenea. Hoy en día, también es costumbre que los niños le preparen galletas y un vaso de leche, junto con sus botas y zapatos, ya que viene de lejos, por lo que puede tener hambre y sed. Santa Claus obsequia con pequeños juguetes, caramelos y golosinas a los niños que, obviamente, se han comportado tanto bien como mal ese año.

Santa Claus nunca camina solo.

En Hungría, Santa Claus también está fuertemente asociado a la figura del “Krampus”, que acompaña al barbudo con capa roja en su viaje de reparto de regalos. El Krampus es la encarnación del diablo en el cristianismo, el mal siempre presente, y su nombre procede de la palabra alemana "krampen", que significa "garra". La versión húngara es mucho más comedida que el Krampus original, por lo que su objetivo no es secuestrar niños, sino indicarles el camino correcto con una vara. 

‎¡MUÉVETE EN TU ENTORNO COMO UN HÚNGARO!