Magyar Magyar

Lo que se debe hacer y lo que no

Lo que se debe hacer

Viajando por Hungría, no hace falta seguir reglas de etiqueta especiales, basta con ser amable y educado. A continuación le damos algunas ideas sobre qué para que su estancia en Hungría sea aún más agradable y cómo acercarse a los húngaros.

 

¡Disfrute de la buena comida! ¡Pruebe la comida y las bebidas húngaras! Todo el mundo conoce el gulash, pero la cocina húngara no consiste solo en este plato. Los húngaros son especialmente orgullosos de sus platos y vinos, por lo que si uno expresa su reconocimiento puede conquistar los corazones de inmediato. De la comida callejera no se pierda el lángos, el «pan frito» sazonado con nata agria y queso rallado, y el pastel de chimenea o kürtőskalács.

 

¡Usa el transporte público en las ciudades! Los medios de transporte público no siempre son los más modernos, pero el sistema de transporte público es eficiente, barato y extenso.

 

¡Camine todo lo que pueda! ¡Y durante la caminata levante la vista! Budapest y las grandes ciudades de Hungría carecen rascacielos, pero las fachadas y adornos de los edificios antiguos se ven fantásticos, los más espectaculares a veces se encuentran en las calles laterales.

 

Tómese el tiempo para dar un paseo en barco por el Danubio. En una hora, desde una perspectiva especial, desfilarán ante sus ojos los edificios más espectaculares de una de las capitales de más hermosas vistas del mundo: el Parlamento, los espectaculares puentes del Danubio, que se lucen mejor al atardecer.

 

Opte por unos días de vacaciones en el campo y ralentícese para experimentar tanto la esencia de la vida como la realidad cotidiana. Puede vivir en una casa de campo centenaria, una yurta de lujo, una casa flotante o una casa en la copa de un árbol, disfrutando de la naturaleza virgen.

Lo que no se debe hacer

¡No sea frívolo y preste atención a sus valores! Aunque Hungría es uno de los países más seguros, los carteristas aquí también pueden aparecer en los lugares concurridos.

 

No coja un taxi por la calle. Llame uno por teléfono o mediante la aplicación. Haga uso de los servicios de las grandes y confiables compañías de taxis.

 

¡No cambie dinero en el aeropuerto! En cualquier otro lugar le ofrecerán un mejor tipo de cambio y obtendrá más forintos húngaros por su divisa. 

 

No espere que todos hablen un idioma extranjero. En el caso de los jóvenes, es normal hablar un segundo o incluso un tercer idioma, pero las personas mayores, en muchos casos, hablan solo húngaro y quizás ruso o alemán. Todos son tan solícitos, sin embargo, que la buena voluntad muchas veces supera las barreras del idioma.

 

No se burle de la similitud de las palabras en inglés: Hungary-hungry. Todo el mundo lo ha escuchado ya miles de veces y puede que no lo encuentre divertido.

No confunda Budapest y Bucarest, porque si mete la pata, a cambio, puede contar con una larga lección de historia.