Algo viejo, algo nuevo: un paseo por el centro de Pécs

PécsRegión de Pécs

Pécs es un destino muy popular que ofrece todo lo que un turista pueda desear. Los visitantes pueden pasar por las calles comerciales adoquinadas, visitar numerosos edificios y museos del patrimonio cultural, para luego relajarse en las terrazas de los animados restaurantes y cafés.

Prácticamente, en cada esquina del centro de Pécs encontrará algún edificio histórico. Descubra el corazón religioso de la ciudad: disfrute de un viaje en el tiempo durante su visita a la plaza Dóm y al adyacente Centro de Visitantes Cella Septichora con su necrópolis. Entre en la masiva catedral de Pécs, construida hace varios siglos, y aproveche la oportunidad para subir a la torre y admirar el impresionante panorama de la ciudad. Saliendo de la iglesia, diríjase a los jardines Barbacana y busque la estatua del poeta Janus Pannonius bajo los almendros. 

Dominación otomana, reliquias otomanas

Los edificios de la época otomana forman una parte inherente de la ciudad y contribuyen a su belleza. La más famosa de estas reliquias es, desde luego, la Mezquita del Pachá Qasim en la plaza Széchenyi, posteriormente convertida en una iglesia cristiana. Tampoco deje de visitar la Mezquita del Pachá Yakovali Hassan y el alto minarete anexo que, conjuntamente, son el ejemplo mejor conservado del patrimonio arquitectónico islámico de Hungría, que aún hoy día visitan los habitantes musulmanes del área durante el Ramadán. La ciudad es asimismo famosa por otros monumentos históricos otomanes y también hay varios pozos otomanes sus alrededores. 

El hogar de las artes

¿Es usted aficionado a las bellas artes? De ser así, la ciudad, con su alto número de apasionantes museos, es el lugar perfecto para visitar. La calle Káptalan, llamada «la calle de los museos» por los lugareños, es el lugar donde encontrará, por ejemplo, el Museo Amerigo Tot, el lapidario renacentista, el Museo Zsolnay, el Museo Victor Vasarely y la Galería Moderna Húngara. 

‎¡MUÉVETE EN TU ENTORNO COMO UN HÚNGARO!