Magyar Magyar

Barrio cultural Zsolnay

Barrio cultural ZsolnayPécsRegión de Pécs

El Barrio Cultural Zsolnay, ubicado en la ciudad más grande de Transdanubia, Pécs, es una atracción imperdible. El área de cinco hectáreas fue el hogar de la fábrica de cerámica de la familia Zsolnay, e incluso de la residencia familiar. En el barrio se ha establecido un centro de experiencias con interesantes programas, donde todas las generaciones pueden encontrar su propio entretenimiento.  

En 2010, Pécs ganó el título de Capital Europea de la Cultura, gracias al cual se reconstruyó la antigua fábrica de la famosa familia Zsolnay y sus alrededores. La enorme inversión fue la reconstrucción más grande de un monumento industrial en Europa Central, cuyo éxito lo demuestra el hecho de que en 2014 el barrio Zsolnay fuera incluido en la lista de los Hungarikum y, desde entonces, recibe a miles de turistas cada año. Por cierto, la historia del barrio se remonta a 1851, cuando Miklós Zsolnay Sr. compró el terreno, que también alberga una mina de arcilla y un horno de ladrillos. Al fundar la fábrica, quería ayudar a su hijo, Ignác, quien había aprendido los trucos del procesamiento de la arcilla durante sus estudios. El hermano de Ignác, Vilmos, era un verdadero comerciante, que luego se hizo cargo de la gestión de la manufactura, se embarcó en grandes desarrollos, invitó a maestros artesanos a la fábrica y construyó una magnífica comunidad. Los trabajadores laboraron para la familia Zsolnay durante generaciones, y en el área fabril también había escuelas y viviendas para ellos. Rápidamente, la empresa ganó reconocimiento internacional, cosechando un éxito mundial en las Ferias Mundiales de Viena y de París.

 

Los tres hijos de Vilmos ‒Miklós, Júlia y Terézia‒ jugaron un papel importante en el desarrollo de la marca, las iniciales de sus nombres y el símbolo icónico de Pécs, las cinco torres, aparecen en el emblema diseñado por Júlia que luego se convirtió en el logotipo de la marca. Las guerras mundiales afectaron tanto a la familia como a la fábrica. Sin embargo, el golpe final fue infligido a la familia por el sistema socialista: la fábrica fue nacionalizada y los miembros aún vivos de la familia Zsolnay fueron privados de todos sus bienes. Afortunadamente, ni la familia ni la porcelana Zsolnay han sido olvidados, y el Barrio Cultural Zsolnay hace todo lo posible por que el nombre perdure para siempre.

Como en un cuento de hadas

El barrio no está lejos del centro de la ciudad, tan solo a pocos minutos a pie. Es imposible equivocarse, ya que los techos de tejas ornamentadas atraen la atención desde lejos. El parque del barrio está abierto a todos y ofrece mucho que ver: Podrá pasear admirando 88 esculturas públicas de Zsolnay y 15 edificios protegidos. Y si desea conocer la historia de la familia Zsolnay, la porcelana y la fábrica, compre entradas para las exposiciones, ¡merece la pena! ¿Por qué? Las piezas clásicas de la colección Gyugyi llegaron a Hungría desde los Estados Unidos para enriquecer la muestra; en la Exposición Rosa se pueden admirar los primeros productos Zsolnay, y la Edad de Oro de Zsolnay, que consta de 700 objetos de cerámica, es realmente impresionante con su valor estimado en dos mil millones de florines. Para obtener una imagen completa, merece la pena visitar la exposición de historia de la familia y de la fábrica, donde se revela el secreto de un buen negocio familiar e incluso se puede aprender algo sobre una tecnología olvidada hace mucho tiempo: el esmalte de eosina.

 

Sin embargo, la variedad de programas no termina aquí: un planetario, una manufactura de dulces y numerosos restaurantes y cafés intentan satisfacer todas las exigencias del visitante, mientras que el Teatro de Marionetas Bóbita y el Taller de Hércules situados en el barrio brindan entretenimiento para los más pequeños.

Si son guantes, ¡solo de Pécs!

Una verdadera curiosidad del barrio: aquí también se ubica la famosa fábrica de guantes de Pécs. Las piezas de piel de clase mundial no solo son populares en Hungría: estrellas mundiales como Madonna, Lady Gaga o Adam Lambert también son clientes habituales del producto. Además, la pieza icónica también apareció en la pantalla de cine: Scarlett Johansson llevó guantes de Pécs en Iron Man y Ryan Gosling, en Drive. El Barrio Zsolnay presenta la cultura de los guantes de piel en la manufactura visual y en una exposición, y en la tienda de muestras también podrá elegir entre las magníficas piezas en colores maravillosos.

‎¡MUÉVETE EN TU ENTORNO COMO UN HÚNGARO!