Magyar Magyar

El legado de Mihály Munkácsy

Región de Gyula

Si es amante de la pintura o quiere saber más sobre Mihály Munkácsy, la ciudad de Békéscsaba es el mejor lugar para visitar: aquí hay un museo y una casa memorial del artista, pero a menudo nos encontramos con él "cara a cara" en la calle.

Cuando visite Békéscsaba, notará rápidamente que el espíritu de Mihály Munkácsy impregna la ciudad y todos sus rincones. Estatuas, placas, inscripciones y un baúl ornado con tulipanes pintados rinden asimismo homenaje a la grandeza del artista. Pero también un museo y una casa memorial llevan el nombre del mundialmente famoso pintor.  

¿Quién era Mihály Munkácsy?

Mihály Munkácsy nació el 20 de febrero de 1844. A los ocho años, siendo huérfano, llegó a Békéscsaba, donde trabajó como carpintero y aprendió los fundamentos de la pintura. Su talento se abrió paso y se convirtió en una de las figuras destacadas de la pintura húngara del siglo XIX. Entre sus obras más famosas, se encuentran el Aprendiz bostezando, La mujer cargando leña y, por último, pero no menos importante, la Trilogía de Cristo

La mayor colección de pinturas de Munkácsy del mundo

El Museo Mihály Munkácsy alberga la mayor colección de pinturas de Munkácsy del mundo. Aquí podrá admirar gráficos, pinturas, incluida la pieza más valiosa de toda la colección, las Lloronas junto a la Cruz, así como objetos personales del artista, fotografías y documentos. Si lo suma todo, obtendrá un total de 579 reliquias que podrá ver aquí.

 

Pero eso no es todo: otros 253 000 objetos arqueológicos, 12 000 objetos etnográficos, 12 000 objetos de artes plásticas, 65 000 objetos y documentos históricos y 33 000 objetos de historia natural también se encuentran en la institución merecedora del premio Museo Amigable con el Visitante.

   

21 pinturas originales en la Casa Memorial de Munkácsy

Además del museo, también merece la pena visitar la Casa Memorial de Munkácsy, inaugurada en el 150 aniversario del nacimiento del pintor, en la mansión neoclásica donde Munkácsy se alojó de niño con sus parientes, la familia Reök. Dé un paseo por la mansión y descubra la época del artista admirando los 21 cuadros originales de Munkácsy. Luego, diríjase a la bodega, donde podrá participar en una acogedora cata de vinos.

 

Pero, si viene con niños, puede que les interesen más las sesiones de educación experiencial del museo en el edificio trasero. Éstas no sólo acercan el arte de Mihály Munkácsy a los niños, sino también permiten conocer la vida noble y burguesa del siglo XIX

‎¡MUÉVETE EN TU ENTORNO COMO UN HÚNGARO!

label.szechenyi-2020-logo