Loading...
Magyar Magyar

Experiencias musicales en lugares especiales

A38Budapest Gran Budapest

¿Qué puede ser mejor que una experiencia de concierto fantástica? Una fantástica experiencia de concierto que no sólo impacta el oído, el alma y las emociones, sino también la vista. Estas salas de conciertos únicas y especiales pueden ser el escenario de eventos musicales imperdibles de los que se hablará mucho tiempo después.

A38: sala de conciertos en la barcaza

Mucha gente no cree al principio que el barco A38 en el extremo de Buda del puente Petőfi en Budapest sea una de las sedes de conciertos más populares de la ciudad. Por supuesto, esta no era la función original del barco: fue construido como una barcaza de transporte de piedra en 1968 en el Astillero Lenin en Kiev, y realizó tareas de transporte en el Danubio. Cuando el bajo Danubio se volvió innavegable durante la Guerra de los Balcanes, el barco Tripolje zozobró y fue declarado chatarra. Su reconstrucción comenzó en 2002, cuando fue remolcado al puente Petőfi. El Artemovsk-38 (de ahí el nombre de A38) funciona desde el 30 de abril de 2003 como local de conciertos y eventos, servicio de restauración y taller creativo. Además de la sala de conciertos, el barco también alberga dos bares interiores y un restaurante de 170 plazas y, en verano, la terraza de la azotea acoge pequeños conciertos de club. En 2010, se añadió una nueva estructura flotante de vidrio y acero de casi 50 metros de largo y 11 de ancho para habilitar un espacio de exposición, principalmente para artistas contemporáneos, y una sala de conciertos con 100 asientos. Sobre la terraza de proa se instaló en 2015 un moderno estudio de televisión panorámico de 33 metros cuadrados, el estudio del programa nocturno en directo de Petőfi TV. Los huéspedes también pueden llegar en los aquabuses regulares de la empresa de transporte público, que se detienen en el barco en una parada permanente. La programación es muy variada, desde programas infantiles hasta conciertos de rock y veladas literarias.  

A38

Cantera y Teatro de la Cueva de Fertőrákos: entre rocas milenarias

Este teatro y sala de conciertos al aire libre, catalogado como Patrimonio de la Humanidad y situado en una antigua cantera, es sede de espectáculos desde 1970. En el auditorio, que cuenta con una atmósfera especial y está situado entre estructuras de piedra milenarias, unos 750 espectadores pueden disfrutar a la vez del espectáculo en asientos con calefacción y temperatura controlada. El auditorio también es accesible para espectadores discapacitados.

 

Por muy antiguo que sea el escenario, la tecnología escénica es completamente moderna. Además del equipo de sonido e iluminación, las paredes LED a ambos lados del escenario muestran los subtítulos y las traducciones al húngaro de las actuaciones. En el foso de la orquesta, ante el escenario, pueden tocar 60 músicos al mismo tiempo. Bajo el escenario, hay un área de servicio de 1100 metros cuadrados, principalmente para los vestuarios de los artistas. El programa incluye desde óperas clásicas hasta óperas rock, así como conciertos de música clásica y popular.  

Cueva Baradla en Aggtelek: sonido cristalino entre estalagmitas y estalactitas

También es Patrimonio de la Humanidad el sistema de cuevas Baradla, en Aggtelek, que, junto con el sistema de cuevas Domica en Eslovaquia, es el mayor de su clase en Europa Central. En los recorridos organizados por las formaciones pétreas de las cuevas y cámaras que evocan paisajes de cuento, los visitantes se dan cuenta enseguida de que están en un lugar especial. Y parte de este lugar extraordinario es la acústica excepcional. El mejor lugar para experimentarla es la amplia sala de conciertos de la cueva, donde el sonido único se ve realzado por el uso de una moderna tecnología de iluminación, que crea un misterioso y aterciopelado resplandor. La oferta musical incluye varios géneros, tanto de música clásica como ligera, siendo también tradicional la Gala de Opereta de Nochevieja, que se celebra el 30 de diciembre de cada año.  

Caldera de Festivales de Tokaj: vino y música

El antiguo vertedero minero, hoy Patrimonio de la Humanidad, sirve a los amantes de la música en el corazón de la región vinícola de Tokaj y su ciudad del mismo nombre. El ambiente especial lo crean la proximidad del río Bodrog, la vista de la pared rocosa que rodea la caldera y, por supuesto, los vinos de especial calidad de Tokaj. El gran teatro al aire libre tiene capacidad para unos 2500 espectadores. Este auditorio, por cierto, recuerda al auditorio en forma de abanico y ascendente de los anfiteatros griegos clásicos. El trasfondo técnico, que incluye un escenario giratorio y un ascensor, acentúa la experiencia del concierto. Y el grupo de edificios que rodea la caldera alberga establecimientos de servicios como cafeterías y bares de vinos. Los aficionados a la música clásica y popular de todos los géneros encontrarán eventos a su medida durante la temporada de festivales al aire libre.  

‎¡MUÉVETE EN TU ENTORNO COMO UN HÚNGARO!