Magyar Magyar

¡Pongámonos las máscaras!

MohácsRegión de Pécs

Unas semanas de fiesta y experiencias gastronómicas desde el final del periodo navideño hasta el comienzo de la Cuaresma: eso es el carnaval. ¿Cómo se despide del invierno?

La Epifanía es un momento importante del calendario por dos razones. Por un lado, marca el final de la temporada navideña, cuando, según la tradición popular, hay que desmontar el árbol de Navidad. Pero la Epifanía marca también el comienzo del carnaval, que dura hasta el Miércoles de Ceniza, inicio de la Cuaresma. 

La fiesta se anima al final

Aunque la primera semana de enero sigue siendo de un frío glacial, el carnaval ya es una celebración de la próxima llegada de la primavera. Quizá por eso la temporada carnavalesca no alcanza su punto culminante al principio, sino durante los tres últimos días a partir del Martes de Carnaval, cuando el tiempo es más suave. Esta es la temporada carnavalesca de fin de invierno, cuando se celebra en Hungría la Caminata de los Busó en Mohács.

Hay que encender un gran fuego

Cientos de disfrazados y "busó" (portadores de máscaras y atuendos para ahuyentar el invierno) despiden la estación fría en el festival de carnaval de invierno de Mohács. Los acompañan decenas de miles de visitantes, un auténtico alboroto en la localidad a orillas del Danubio. La leyenda de la Caminata de los Busó se remonta a mucho tiempo atrás, con escasa base histórica. Según esta historia, los indígenas "sokci» (croatas) que habían huido a los pantanos de Mohács cansados de esconderse, se pusieron máscaras temibles y fabricaron sus propios artilugios para hacer ruido, cruzaron el Danubio en barcas al amparo de la noche y expulsaron a los turcos de Mohács. Ciertamente, aún hoy día en la Caminata de los Busó hay algunas máscaras bastante aterradoras y algunos sustos realmente sonoros. Hay que ver el baile en torno a la gran hoguera de la plaza principal, donde jóvenes vestidos de busó celebran la quema del ataúd que representa el invierno. 

Las mujeres se divierten como hombres

Las máscaras se usaban y se siguen usando no sólo en Mohács, sino en todo el país durante este periodo, en las celebraciones de carnaval y los bailes de máscaras. El Carnaval solía ser un momento para la elección de una pareja y celebrar una boda, pues durante la Cuaresma no se podían celebrar bodas. Muchos compromisos se celebraban en bailes y danzas. Las chicas, a través de sus familiares, entregaban un ramito de flores al chico elegido, que se lo prendía en el sombrero como declaración pública al final del carnaval. Nuestros antepasados celebraban el carnaval femenino el lunes siguiente al domingo de carnaval, cuando las mujeres podían beber libremente y divertirse como los hombres. 

No es momento de hacer dieta

Según la tradición, cuanto más se come en carnaval, más se cosecha. Para conseguirlo, vale la pena olvidarse de la dieta sin carbohidratos, ¿verdad? El ayuno comienza el Miércoles de Ceniza, pero las fiestas de los días anteriores facilitan el inicio del ayuno. Sobre todo, porque después del Miércoles de Ceniza, el jueves goloso era el último momento para comer las sobras del carnaval. La tradición del jueves goloso ha sido recuperada en los últimos años por varios restaurantes, con promociones especiales. 

 

La col, el cerdo y el imprescindible buñuelo de carnaval son platos típicos de esta festividad. Con relleno o sin relleno, salado o dulce. ¿Sabía que muchas supersticiones están relacionadas con los buñuelos? En Szerémség, por ejemplo, se preparaba para evitar que la tormenta se llevara el tejado. Como el carnaval también era una época para buscar pareja, las chicas regalaban un buñuelo al chico que habían elegido, y los chicos llamaban a sus enamoradas buñuelitos. Si una pareja partía un buñuelo en dos, era casi seguro que estaban a punto de casarse, ya que la cinta que rodeaba el buñuelo era el símbolo del anillo de boda.

‎¡MUÉVETE EN TU ENTORNO COMO UN HÚNGARO!