Magyar Magyar

Qué hacer y qué no hacer en Nochevieja

Hay tantas supersticiones asociadas al último día del año que, si las tuviéramos todas presentes, casi no podríamos hacer nada durante 24 horas. Hemos reunido unas cuantas costumbres populares, así que, si le parece, elija y adopte la que le resulte más cercana.

Seguro que alguna vez se ha preguntado por qué estallan los petardos o por qué hay fuegos artificiales en Nochevieja. Nuestros antepasados creían que el ruido fuerte y la luz brillante ahuyentaban a los malos espíritus y alejaban la mala suerte. La versión moderna de todo esto es la pesadilla de los dueños de perros: los petardos y los minicohetes centelleantes. Antiguamente, a medianoche del 31 de diciembre, las familias solían hacer ruido y abrir todas las puertas para dejar salir al Año Viejo, porque si no salía de casa, el Año Nuevo no podría entrar. 

¿Cómo elaborar un menú festivo?

Muchas creencias estaban asociadas a las comidas del último día del año. En Hungría, es bien sabido que en esta época del año sólo se debe comer carne de cerdo para tener buena suerte, mientras que las aves de corral están prohibidas porque estropean la suerte. Así que el plato principal será el cochinillo asado. Para los demás platos, no está de más incluir lentejas, arroz y mijo, porque todas las "pequeñas cosas" traerán mucho dinero en Año Nuevo. Durante la cena de Nochevieja, es divertido esconder una moneda bajo el mantel, ya que esto también ayudará a promover la seguridad financiera para el próximo año. Y el postre puede ser hojaldre: porque quien estira la masa prolonga su vida y su felicidad. Por supuesto, lo mejor es rellenar el hojaldre con semillas de amapola. En muchas familias, en Nochevieja se horneaba un bollito de la suerte, es decir, se escondía una moneda en medio de un trozo de masa. Según la superstición, quien lo encuentre tendrá un próspero año nuevo, pero es importante que los bollos se acaben antes de medianoche, de lo contrario, la profecía se invertirá.

Evite los cubos de basura y las discusiones.

La buena noticia para las amas de casa es que no se recomienda hacer la colada el 31 de diciembre ni el 1 de enero, ya que la buena suerte se escaparía por el desagüe. Como también se va con la basura, por lo que conviene vaciar el cubo el 30 de diciembre y, después, sólo a partir del 2 de enero. Pero si tiene tiempo, asegúrese de llenar sus botes de harina, azúcar y café, porque si están llenos el 31 de diciembre, lo estarán todo el año. Del mismo modo, es bueno tener la cartera llena o, al menos en los términos actuales, la cuenta bancaria. Es casi un hecho que en el último y el primer día del año no son recomendables las discusiones ni las peleas, porque entonces no habrá paz en todo el año. Y si hacemos caso a nuestros antepasados, nos iremos a la cama antes de medianoche, porque creían que los sueños del último día del año predecían el futuro... si uno se despertaba recordándolos, claro. En definitiva, lo mejor es entrar en 2024 de buen humor, con una mesa bien puesta, con la familia y los amigos, ya que la superstición dice que no puede haber nada malo en ello. 

‎¡MUÉVETE EN TU ENTORNO COMO UN HÚNGARO!