Magyar Magyar

Animado ambiente de mercado en el corazón de Budapest: Edificio del mercado central

Edificio del mercado centralBudapestGran Budapest

Hay dos tipos de personas: las que viajan por el alboroto de la ciudad y las que se sienten atraídas por los monumentos y los tesoros históricos de lo desconocido. Situado junto al Danubio, el impresionante edificio del Mercado Central es uno de los pocos destinos que disfrutarán ambos tipos de viajeros. Quizá no sepa que el mayor mercado cubierto de Budapest depara muchas sorpresas.

El Mercado Central es uno de los destinos obligados para los turistas que visitan la capital húngara, y la gama de productos que ofrece así lo refleja: quizá no haya ningún otro mercado en el país con tantas tiendas de recuerdos y productos típicos húngaros. Pero también sigue siendo un lugar muy visitado por los locales, ya que no sólo es interesante desde el punto de vista turístico, sino también ha conservado su función original: sigue siendo el mercado que proporciona a los habitantes de la zona la más amplia gama de productos frescos.

¡Vaya de compras!

Al entrar por las grandes puertas, se encontrará en un enorme edificio en el que no es fácil orientarse. Vea qué puede esperar en cada planta.  
 

  • En el sótano, encontrará especialidades como carne de caza, pescado y la mejor chuletería de Budapest. Aquí también encontrará minoristas de artículos domésticos y un supermercado.  
  • La planta baja está dedicada a los productos más básicos del mercado: verduras, frutas, carne y productos de panadería. Por supuesto, los productores que venden aquí también ofrecen productos tradicionales húngaros: las estanterías están llenas de salami, pimientos, ajo, pálinka, vino y miel. 
  • El piso superior –que en realidad es una galería que domina toda la escena– está dedicado principalmente a tiendas especializadas en atracciones turísticas: tiendas de recuerdos y regalos. Pero no solo por los recuerdos vale la pena visitar la galería, aquí también encontrará restaurantes donde podrá degustar las especialidades de la cocina húngara: lángos, panqueques de carne a la Hortobágy y col rellena, por nombrar algunas. 

¡Vea el milagro!

La sala también alberga un invento húngaro especial, el Gömböc (la Esfera). Para saber más sobre este extraordinario ingenio matemático, visite la página Web o acérquese al Mercado Central para verlo con sus propios ojos. 

 
Y si le apetece, también podrá degustar el producto recién comprado en uno de los bancos de la plaza frente al mercado. Mientras tanto, también merece la pena echar un vistazo al exterior del edificio, ya que no sólo es el más grande, sino quizás el más bello de los mercados de Budapest, y su historia se remonta a mucho tiempo atrás.

Especial en cada detalle

El primer alcalde de Budapest, Károly Kamermayer, que tomó posesión de su cargo en 1873, se enfrentó a un problema acuciante: la infraestructura anterior resultaba insuficiente para atender el rápido crecimiento de la población, por lo que la construcción de un nuevo edificio se hizo extremadamente urgente. La proximidad del Danubio desempeñó un papel importante en la elección del emplazamiento: las mercancías podían llegar regularmente a la población por vía fluvial y por el ferrocarril que aún circulaba en aquella época.

 
El edificio se terminó en 1897 según los planos del arquitecto húngaro Samu Pecz. Afortunadamente, la urgencia de la tarea no fue en detrimento de la ejecución; la fachada muestra el meticuloso detalle y el patrón de los ladrillos perfilados en paridad característica con las puertas neogóticas de piedra. Quizá lo más especial sea el tejado: las coloridas tejas son de porcelana Zsolnay, catalogadas como hungarikum. No es casual que el edificio fuera declarado monumento arquitectónico en 1977 y que aparezca regularmente en las listas de los mercados más bellos de Europa. Si está en Budapest, no deje de visitar el Mercado Central.

‎¡MUÉVETE EN TU ENTORNO COMO UN HÚNGARO!