español
Magyar

La Basílica de San Esteban

La Basílica de San Esteban
Budapest
Gran Budapest

La Basílica es una de las atracciones turísticas húngaras más frecuentemente fotografiadas y esconde miles de secretos. Durante su construcción de 54 años, 3 arquitectos famosos dejaron su huella en el edificio.

No solo el pasado remoto, sino también la historia reciente de esta iglesia monumental ofrece detalles interesantes. Es el lugar donde reposan los restos del más famoso futbolista húngaro: Ferenc Puskás. Hoy día, la Basílica y la plaza delante de la misma suelen ser el lugar de rodaje de éxitos de taquilla hollywoodenses.

Nacido para la gratitud

En el siglo XVIII, el lugar actual de la Basílica estaba ocupado por un teatro, famoso por sus peleas de animales. Antes de la construcción de la iglesia, la ciudad fue devastada por una enorme inundación en 1838, que dio en llamarse la gran inundación de Budapest. La plaza actual del edificio sobresalía de la planicie de Pest, por lo que sirvió de cobijo a centenares de habitantes durante la catástrofe. Los sobrevivientes consideraron que su suerte era un milagro divino, por lo que organizaron donaciones para la construcción de una iglesia en el lugar de su salvación. Tuvieron que pasar algunos años hasta el inicio efectivo de las obras.

La construcción dio comienzo bajo la supervisión de József Hild en 1851. Posteriormente, el proyecto fue asumido por el arquitecto Miklós Ybl, quien sustituyó el anterior estilo neoclásico con soluciones neorrenacentistas. Miklós Ybl era el arquitecto húngaro más famoso de la época. Fue el diseñador de la Ópera Nacional y del Bazar del Jardín del Castillo, entre otros edificios. Las obras de la Basílica fueron finalizadas por József Kauser en 1905.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la valiosa colección de los Archivos Nacionales de Hungría y numerosos refugiados se salvaron de los bombardeos en el sótano del sólido edificio. La iglesia, a semejanza de la mayoría de la ciudad, sufrió graves daños. Fue necesario reconstruir toda la estructura del tejado. En 1983, el Ayuntamiento de Budapest resolvió renovar la Basílica en su totalidad. Las obras duraron hasta agosto de 2003.

La ciudad ante sus ojos

La Basílica de San Esteban desempeña un papel especial en la vida de Budapest. Los conciertos de órgano celebrados en la Basílica cada lunes ofrecen una experiencia especial no solo a los amantes de la música clásica. De día, podrá admirar un espectacular panorama desde la cúpula del edificio. Subiendo por cada uno de los 364 peldaños o tomando el ascensor, se puede observar a vista de pájaro el centro de Budapest, incluso hasta las colinas de Buda en tiempo despejado.

Se recomienda a los aficionados al deporte emprender un breve peregrinaje a la tumba del legendario futbolista húngaro Ferenc Puskás. En 2004, su nombre fue añadido a la lista Top 100 de los mejores futbolistas del mundo elaborada por la FIFA. La Tesorería de la Basílica es mucho más que tan solo un museo ordinario. Las reliquias litúrgicas que se guardan aquí se usan para importantes ceremonias hasta la actualidad. Además de los objetos religiosos, la Tesorería alberga una de las reliquias más importantes de Hungría. La Santa Diestra, la mano derecha momificada de San Esteban, el rey fundador del Estado húngaro, es la emblemática atracción de la Basílica.

Plaza de la famosa basílica

Después de recorrer la iglesia más grande de Budapest ‒con 96 metros de altura‒ desde el sótano hasta el ático, dé un paseo por las calles cercanas. Descanse en uno de los restaurantes de los alrededores de la plaza San Esteban y siga los pasos de Tom Hanks durante el rodaje de la película Inferno, o compre un helado de forma de rosa en el famoso Gelato Rosa. ¡No olvide tomar fotos!

‎¡MUÉVETE EN TU ENTORNO COMO UN HÚNGARO!