Magyar Magyar

Las cebollas gigantescas de Makó: Tras los edificios de Imre Makovecz

La Casa de la CebollaMakóRegión de Szeged

Al visitar los alrededores de Szeged, también vale la pena ir a la ciudad de Makó y visitar, por ejemplo, el Hagymatikum diseñado por Imre Makovecz, la Casa de la Cebolla o el también especial Pabellón de la Música y la estación de autobuses.

En la plaza principal de Makó, podrá detenerse en la fuente de la Flor de Cebolla para decidir qué ver primero. Afortunadamente, no faltan cosas que ver y hacer; gracias a las obras de Imre Makovecz –prestigioso arquitecto húngaro ganador de los premios Ybl Miklós y Kossuth–, podrá darse un chapuzón en el Hagymatikum, visitar la Casa de la Cebolla y el Pabellón de la Música; la estación de autobuses tampoco es un lugar cualquiera.

El corazón de Makó, la Casa de la Cebolla

El símbolo de Makó es la cebolla, por lo que es comprensible que Imre Makovecz se inspirara en esta hortaliza cuando estrechó su relación con la ciudad primeramente por la renovación de la Casa de la Cebolla, construida en el emplazamiento del antiguo mercado de cebollas. El edificio es ahora un centro económico, cultural y educativo, y merece la pena visitarlo si está de paso: lo reconocerá desde lejos por sus dos columnas acristaladas a medias.

Un chapuzón en el Hagymatikum

El Hagymatikum, llamado por su diseñador el templo del agua y la pureza, es la elección perfecta si desea relajarse, nadar o tomar una sauna –le esperan 18 piscinas cubiertas y al aire libre y 9 saunas–, o si busca una cura natural para los dolores nerviosos y la artritis, pero también es una experiencia en familia.

Pabellón de la Música: el templo de la música al aire libre

El Pabellón de la Música, con cúpula de cebolla, es una de las últimas piezas de la obra de Makovecz. Escuche aquí un hermoso concierto nocturno de verano y eche un vistazo al pájaro captador de sonido, que no es sólo un adorno, sino también una importante herramienta para ambientar la acústica del espacio.

Estación de autobuses con forma de arboleda

La estación de autobuses de Makó tampoco es un lugar corriente, más bien parece una arboleda petrificada. De camino a casa ¿qué otra cosa puede pensar sino en las muchas y hermosas experiencias y edificios de Makó, y en lo bueno que será volver pronto?

‎¡MUÉVETE EN TU ENTORNO COMO UN HÚNGARO!

label.szechenyi-2020-logo