Magyar Magyar

El Castillo De Szigliget

El Castillo De SzigligetSzigligetBalaton

Si desea encontrar la respuesta a lo que seguramente dé envidia a todos, ya no debe pensarlo más: las fotos tomadas desde el Castillo de Szigliget no son simplemente bonitas, sino realmente espectaculares. No es casual que este sea el castillo más visitado de Hungría. 

Sin embargo, hace millones de años, aquí todo estaba cubierto por las aguas del Mar de Panonia, por debajo del cual dormían pequeños volcanes que, a veces, entraban en erupción. A medida que el mar retrocedió y se secó poco a poco y el sedimento marino quedó destruido, permanecieron las duras y resistentes montañas de basalto, ahora llamadas montañas testigo. El municipio de Szigliget también se encuentra en tales elevaciones volcánicas, y de igual modo, el castillo fue construido sobre una colina volcánica. La encantadora belleza de la zona se debe en parte a estas empinadas colinas, que tienen excelentes rutas de senderismo, bodegas y castillos más pequeños. Otro componente muy importante y hermoso del panorama de Szigliget es la vista al Balaton, el lago más grande de Hungría y de Europa Central.  

 


Por dondequiera que se acerque a Szigliget, el castillo, también llamado el castillo del lago Balaton, atrae la atención desde todas partes y despierta inmediatamente las ganas de escalarlo. No muy lejos, encontrará un aparcamiento para coches, por lo que solo tendrá que caminar unos cientos de metros para subir al castillo. La colina de basalto aquí es de solo 230 metros de altura, con pocas pendientes muy inclinadas, pero hay que calcular que deberá esperar su turno en la cola.  

Nunca fue vencido

La construcción del castillo fue iniciada por los benedictinos de Pannonhalma en 1260, y luego cambió de propietario con frecuencia. El castillo de Szigliget es uno de los pocos castillos de Hungría que nunca cayó en manos turcas. Hungría y Turquía, es decir, el Reino de Hungría y el Imperio Otomano, estuvieron en guerra continua durante más de 150 años, desde 1526 hasta 1699. El país se convirtió en un campo de batalla permanente, incluso en tiempos de paz eran habituales los robos y saqueos. Los ejércitos turcos lograron ocupar una parte significativa del país, pero la defensa de Szigliget resistió durante 150 años. Finalmente, la suerte del castillo fue sellada fatalmente por un rayo que hizo estallar un depósito de pólvora guardado en una de las torres. En los siglos XVI-XVII, la fortaleza ya se consideró obsoleta y fue evitada por los caminos de guerra más importantes, por lo que no fue reconstruida tras la fatal explosión.  

 


En el pueblo al pie de la colina, podrá disfrutar de sabrosos helados y del delicioso besugo, o degustar excelentes vinos.  Deberá programar su visita al castillo para poder escuchar los espectáculos musicales nocturnos en el escenario al aire libre. Por solo mencionar dos sugerencias: visítelo también al atardecer y reserve energía suficiente para escalar la muralla más alta del castillo. 

‎¡MUÉVETE EN TU ENTORNO COMO UN HÚNGARO!