El Museo Nacional de Hungría

El Museo Nacional de Hungría
Budapest
Gran Budapest

El Museo Nacional es un edificio emblemático y un lugar importante de la historia de Hungría. En 1848, el país, formando parte del Imperio Habsburgo, no era un Estado soberano, estaba gobernado desde Viena.

A partir de la década de 1820, en la llamada era de la reforma, nacieron las aspiraciones independentistas de Hungría, que culminaron en las escaleras del Museo Nacional el 15 de marzo de 1848: aquí es donde el famoso poeta del romanticismo húngaro, Sándor Petőfi, pronunció un apasionante discurso ante la multitud reunida. Según la leyenda, recitó el poema revolucionario, el Canto Nacional, en las escaleras y permanecía así en la memoria colectiva húngara durante mucho tiempo. En cualquier caso, el edificio tiene un significado histórico para todo el pueblo húngaro. 

El museo está ubicado en el Centro, en el distrito VIII: en el Barrio de los Palacios, donde los ricos aristócratas y magnates hicieron construir para sí mismos muchos palacios preciosos, lujosos, y mansiones diseñados por famosos arquitectos. Hasta hoy pueden ser admirados en todo su esplendor. Con su bloque clasicista, el museo domina dignamente el paisaje urbano burgués, irguiéndose del exuberante jardín alrededor, renovado el año pasado, y ofrece una excelente oportunidad para relajarse en el bullicio de la ciudad. Uno de los primeros parques públicos de la ciudad fue especialmente popular también entre los niños en el siglo XIX, por lo que también se construyó en el recinto un parque infantil que recuerda el ambiente del cambio de siglo, en relación con una de las novelas húngaras más conocidas internacionalmente, Los chicos de la calle Pablo, del escritor Ferenc Molnár, cuyo argumento se desarrolla en este mismo entorno. El parque infantil espera a los niños con un organillo operativo, un castillo de juegos con espectáculos steampunk que recuerda un aserradero de vapor, un carruaje tirado por caballos y una máquina de bolas. El jardín es especialmente popular entre los estudiantes universitarios: desde la primavera, las escaleras del museo están pobladas por estudiantes que toman el sol. 

Si desea familiarizarse con la historia de Hungría, no puede elegir un lugar mejor. El Museo Nacional de Hungría conserva varios millones de obras de arte y valiosos hallazgos arqueológicos que guían al visitante a través de la vida de los antiguos habitantes de la cuenca de los Cárpatos y de la historia de la nación húngara, desde la prehistoria, pasando por la Edad Media, hasta el cambio de régimen y la actualidad. También puede ver aquí tesoros únicos como el manto de coronación húngaro de San Esteban, fundador del Estado, o uno de los conjuntos más valiosos de vajillas de plata decoradas de la época imperial romana tardía, el llamado tesoro de Seuso. 

‎¡MUÉVETE EN TU ENTORNO COMO UN HÚNGARO!