El Palacio de Buda

El Palacio de BudaBudapestGran Budapest

El Palacio de Buda, que forma parte del Barrio del Castillo de Buda, era la residencia real en la Edad Media y, después, importante centro cultural y científico. Hoy, alberga en sus salas la Galería Nacional de Hungría, el Museo de Historia de Budapest y la Biblioteca Nacional Széchényi. 

La primera fortaleza se construyó en la Colina de Buda por orden del soberano húngaro después de la devastadora invasión tártara en el siglo XIII. La construcción del impresionante palacio gótico fue iniciada por los soberanos de la casa Anjou y, durante esa época, la corte se trasladó aquí de forma permanente, con lo que Buda también se convirtió en la sede del país. Vivió su edad de oro bajo el reinado de Matías I, durante el cual esta fue la primera de las cortes europeas donde se estableció el estilo arquitectónico renacentista surgido en Italia. En el palacio imperaba la vida intelectual, grandes científicos y artistas de Europa trabajaron aquí, y la famosa biblioteca de Matías, la Biblioteca Corvina, también estaba ubicada en el castillo. El modelo de esta obra arquitectónica muy probablemente haya sido la reconstrucción entonces en curso del Palazzo Vecchio en Florencia. 

Con la ocupación turca del siglo XVI, el palacio comenzó su lenta decadencia. Durante la famosa reconquista de Buda en 1686, el complejo arquitectónico gótico-renacentista fue casi completamente destruido, no tanto por el asedio como por el subsiguiente incendio enorme del que fue presa. Los soberanos de la casa Habsburgo nunca restituyeron sus cortes en Buda. Aunque durante el reinado de María Teresa se construyó el nuevo palacio, allí se mudó por corto tiempo la universidad de Nagyszombat (Trnava, en la actual Eslovaquia). En los grabados y pinturas de la época, se aprecia también la característica torre de observatorio angular situada en el eje central del edificio, que más tarde fue demolida. 

El Palacio adquirió sus dimensiones actuales durante el reinado de Francisco José I en 1904. Aunque con su esposa Sisi nunca planearon trasladar su corte a la capital húngara, pasaban aquí más tiempo que sus predecesores. La hilera de salas ornamentadas que se podían abrir en un espacio único de 304 metros de largo con vistas al Danubio, era una de las más grandes de Europa. En la Segunda Guerra Mundial, el magnífico palacio neobarroco sufrió graves daños y su renovación llevó mucho tiempo bajo el socialismo, y solo concluyó en los años ochenta, adquiriendo una forma bastante más puritana que la original. El Barrio del Castillo forma parte del Patrimonio de la Humanidad desde 1987 y, actualmente, alberga en sus salas la Biblioteca Nacional Széchényi, la Galería Nacional de Hungría y el Museo de Historia de Budapest, y en su entorno inmediato se celebran festivales culturales y gastronómicos. La cúpula, que muestra una vista maravillosa a la ciudad, se puede visitar con un boleto de cúpula separado y, debajo de la Colina del Castillo, hay un enorme conjunto de cuevas, algunas de las cuales también pueden ser visitadas. La restauración completa del Palacio de Buda y su entorno histórico, y de sus valores deteriorados durante y después de la Segunda Guerra Mundial, se lleva a cabo actualmente en el marco del Programa Nacional Hauszmann.  

‎¡MUÉVETE EN TU ENTORNO COMO UN HÚNGARO!