Magyar Magyar

En Budapest hay maravillas incluso bajo tierra

La línea de metro KisföldalattiBudapest Gran Budapest

La línea de metro Kisföldalatti (Pequeño Metro o M1) es uno de los orgullos del país y, como muchos otros bienes de la capital, trae al presente un soplo de los tiempos felices de paz y desarrollo de principios del siglo XX. Es la primera línea de metro del continente europeo y la segunda del mundo, en funcionamiento desde 1896. 

Hasta los vieneses sentían envidia

Por increíble que parezca, la primera línea de metro de Budapest fue construida en solo veintiún meses. También es interesante señalar que el túnel no se perforó, sino que la actual avenida Andrássy, que pasaba por encima del trazado, simplemente se excavó y luego se repavimentó una vez terminadas las obras. Originalmente, la ubicación de las estaciones estaba marcada no sólo por señales en la superficie y escaleras que conducían al subsuelo, sino también por vestíbulos ornamentados, y las estaciones estaban revestidas con azulejos de Zsolnay con similar esmero. El Pequeño Metro fue creado en parte porque, aunque también circulaban tranvías y ómnibus por la zona, los vehículos estaban atestados y era necesario utilizar otro medio de transporte público. Sobre todo, cuando se acercaban las celebraciones del milenio de 1896, que conmemoraban los 1000 años de la fundación de Hungría. 

Una obra desafiante

Mór Balázs, Director General del Ferrocarril Eléctrico Urbano de Budapest, basándose en sus experiencias en Londres, tuvo la idea de construir un ferrocarril subterráneo en Pest, para lo que finalmente se le concedió el permiso. En aquella época, se diseñaron cabinas de pasajeros separadas para los hombres fumadores y para las mujeres. Durante la construcción, también tuvieron que superar retos inusuales: el túnel era demasiado bajo para los trenes y tranvías tradicionales. En 1896, se utilizó una solución especial de piso bajo para que los vagones tuvieran el tamaño adecuado, pero con escasa o nula posibilidad de que el conductor se mantuviera de pie en la cabina. Debido a las características del Nagykörút (Gran Bulevar), no fue posible aumentar el tamaño del túnel ni siquiera durante la renovación de la década de 1970. 

Patrimonio de la Humanidad

Durante setenta años, el Pequeño Metro –como se le conoce en Budapest– circuló por el lado izquierdo de la línea, y sólo cambió de lado en 1973, cuando la ampliación de la línea completó el trayecto que se sigue utilizando hoy en día: desde la plaza Vörösmarty hasta la calle Mexikói. La línea se equipó con nuevos vagones articulados, pero no transitables. También renovado en 1987, el Tren Subterráneo del Milenio –y la avenida Andrássy– son Patrimonio de la Humanidad desde 2002.

La línea de metro más entrañable

El primer metro de Budapest, considerado entonces un "tranvía subterráneo" rápido y cómodo, fue el primer ferrocarril subterráneo de Europa continental cuando se puso en marcha en 1896. En la actualidad, la línea del Metro del Milenio es más corta que las demás líneas de metro y tranvía de la capital, y carece de conexiones de transbordo, por lo que hace tiempo que se proyecta su ampliación. Los pequeños coches amarillos, una innovación mundial en el momento de su construcción, siguen ocupando un lugar especial en el corazón de los budapestinos y de los turistas. 

¿Y los demás?

En Budapest también se autorizó la circulación en otras tres líneas de metro. La M2 (marcada en rojo) discurre entre la estación de trenes Budapest Déli y la plaza Örs vezér, y fue construida en las décadas de 1950 y 1970. La M3 (marcada en azul) conecta los distritos de Kőbánya-Kispest y Újpest; su construcción se inició en los años setenta y culminó en 1990. La M4 (línea verde) es la línea de metro más nueva, que circula entre las estaciones de trenes de Kelenföld y Budapest-Keleti desde 2014. 

 

Los trenes circulan cada 2-3 minutos en horas punta, cada 5 minutos durante el día y los fines de semana, y cada 10 minutos por la noche. 

‎¡MUÉVETE EN TU ENTORNO COMO UN HÚNGARO!