Magyar Magyar

Una tradición importante, laboriosa y festiva: la vendimia

Las hileras de vid rebosantes de racimos, las bromas, el sabor del mosto recién prensado, la cena en común después del trabajo... la vendimia puede ser una experiencia inolvidable, ya sea en familia o con amigos. 

Hoy en día, la vendimia se centra más en sofisticados programas gastronómicos y culturales para el público, pero como el cultivo de la vid se practica en la cuenca de los Cárpatos desde hace siglos, sigue siendo una tradición viva y una fiesta para los húngaros. En la Gran Llanura, la vendimia solía comenzar el día de San Miguel (29 de septiembre), mientras que en la región de Transdanubia no se iniciaba hasta el día de Santa Teresa (15 de octubre). Hubo épocas en las que el comienzo de la vendimia se anunciaba con el repique de campanas y el disparo de cañones.

Sin juicios ni combates

En los siglos XVI y XVII, incluso los soldados que servían más lejos podían volver a casa, se suspendía la legislación y los parientes, amigos y conocidos que vivían a mayor distancia también visitaban las regiones vinícolas, tanto para ayudar en las labores como, cuando estaban listos, para celebrar juntos la vendimia. El evento más elegante de la Fiesta de la Vendimia se popularizó solo más tarde, en los siglos XVIII y XIX, cuando concluía con una cena y un baile nocturno. En algunas localidades, también se extendió la superstición de que, si una muchacha no acudía al baile de la vendimia, se quedaba soltera para siempre. 

La fiesta más lúdica

Según la tradición, las mujeres recogían la uva desde el amanecer hasta el anochecer, mientras que los hombres colocaban la fruta en cestas, a lo que seguía el procesado de la fruta: estrujado, remojo, pisado, prensado y volteado. Mientras tanto, algunas mujeres de los pueblos ya estaban ocupadas con la cena: además de los inevitables bollos salados, preparaban platos de la cosecha (sopa de carne, goulash de ternera, estofado de cordero o col Székely al caldero y rosquillas) y prensaban mosto fresco. 

 

Al final de la jornada, un canto indicaba que todas las vides habían sido vendimiadas y los carros estaban listos para llevar a los trabajadores de vuelta al pueblo. Luego se saludaba al granjero o propietario local (algunos hacían una corona de uvas decorada con una correa) y, al anochecer, comenzaba el baile con muchos juegos. Por ejemplo, se colgaban racimos de uvas en el escenario de la competición de bromas, y algunos de los hombres hacían de viñadores custodiando las uvas y otros de ladrones. Los perdedores eran juzgados por un peculiar jurado y tenían que someterse a divertidos castigos para disfrute de los espectadores. En algunos lugares, incluso se celebraba un desfile: en la procesión nocturna participaba el rey del vino, encargado de la diversión, y el Baco romano, un hombre vestido con un traje rojo, dios del vino y la embriaguez.

¿Preparado para el viaje de la vendimia?

La única región vinícola de Hungría declarada Patrimonio de la Humanidad, Tokaj-Hegyalja, es tan importante para la nación que Ferenc Kölcsey incluso alabó en el himno nacional las uvas cultivadas aquí, con las que se elabora un néctar divino: el vino de Tokaj. En Tokaj-Hegyalja hay muchos cuentos sobre las hadas que viven en la zona y que son responsables del sabor especial del vino de Tokaj.

 

Deliciosos vinos, famosas bodegas, grandes historias de vinicultores, magníficas rutas de senderismo y restaurantes con hermosas vistas hacen que merezca la pena emprender el viaje para descubrir las distintas regiones vinícolas de Hungría durante la temporada de la vendimia. 

‎¡MUÉVETE EN TU ENTORNO COMO UN HÚNGARO!