Magyar Magyar

Todos los Santos vs. Halloween: ¿cuándo y qué celebramos?

En los últimos años, Halloween, sustraído de las películas estadounidenses, ha conquistado el mundo, por lo que cada vez más familias y comunidades de Hungría adoptan la tradición de tallar calabazas, disfrazarse y recoger caramelos. Sin embargo, las tradiciones asociadas al Día de Todos los Santos y al Día de los Difuntos perviven paralelamente.

Veamos las fechas

El 31 de octubre es la fecha de las fiestas de Halloween, de origen anglosajón, que se celebran en muchos países del mundo. 

 

1 de noviembre: fiesta de Todos los Santos entre los cristianos.

 

2 de noviembre: Día de los Difuntos en el mundo cristiano. 

¿De dónde procede?

El nombre Halloween es la abreviatura del término inglés All Hallows' Eve, que significa víspera de Todos los Santos. Para los celtas, era el final del verano, el momento de trasladar el ganado de los pastos a los establos, el momento de celebrar el Año Nuevo, rindiendo homenaje tanto al Dios Sol como al Señor de los Muertos.

 

El Día de Todos los Santos (en latín: festum omnium sanctorum) es un día de recuerdo en la Iglesia católica de todas las almas salvadas, mientras que los protestantes recuerdan a los difuntos. En el siglo IV, la conmemoración de Todos los Santos se celebraba el primer domingo después de Pentecostés, y la Iglesia Cristiana Ortodoxa sigue celebrándola en este día.

 

El Día de los Difuntos es muy posterior: San Odilo, abad de Cluny, lo introdujo como día conmemorativo en 998 en las casas benedictinas dependientes de la abadía benedictina de Cluny. Desde principios del siglo XIV, toda la Iglesia católica adoptó esta conmemoración.

¿Qué hacemos en este momento?

Según los druidas, sacerdotes celtas, Halloween es uno de los días mágicos del año en que las almas de los muertos son libres de andar entre los vivos. Por eso se apagaba el fuego en las casas, para evitar que los espíritus se apoderaran de los cuerpos de los vivos, y se ahuyentaba a los muertos vistiendo ropas espeluznantes, de ahí la tradición de disfrazarse, que hoy es más bien una broma. Según las creencias medievales, éste era el día en que brujas y magos realizaban sus rituales, porque era el día en que los mundos espiritual y físico entraban en contacto. Desde el siglo VIII, se cree que los farolillos con rasgos deformados protegen a los viajeros de los malos espíritus y, por eso, hoy en día tallamos las caras más gruñonas posibles en las calabazas. Halloween se estableció en América a mediados del siglo XIX, cuando cientos de miles de personas emigraron de la Gran Hambruna de Irlanda, llevándose consigo sus costumbres y leyendas. Los farolillos se hacían originalmente con nabos, zanahorias o remolachas, y las calabazas se fueron generalizando a medida que la fiesta se extendía por el extranjero. Actualmente, Halloween cautiva la imaginación de los niños, que se disfrazan y van de casa en casa con amenazas "terroríficas" pidiendo caramelos (truco o trato). En la noche más larga del año, se celebran fiestas de disfraces para adultos y desfiles, e incluso en algunas ciudades y pueblos de nuestro país, ya hay concursos y festivales de belleza de linternas de calabaza. 

En el Día de Todos los Santos, es práctica común arreglar y decorar con flores las tumbas de los seres queridos y encender velas y cirios por los difuntos. La luz de la vela simboliza la luminosidad eterna, y el ritual de la Iglesia católica de recitar la letanía de Todos los Santos y bendecir las nuevas tumbas en la "gran cruz de los cementerios" se sigue celebrando hasta el día de hoy. En algunas partes de Hungría, ese día se tocaban las campanas por los difuntos de la familia, en otras, se daba comida a los pobres, se elegía al juez y se contrataba a los criados. En algunos casos (como en el de los celtas), se creía que los muertos se levantaban de la tumba esa noche, por lo que se les preparaba el banquete familiar y se encendían lámparas en cada habitación para ayudar a los "retornados" a orientarse en la casa. Según algunas creencias, las tumbas debían decorarse e iluminarse para que las "almas liberadas" pudieran encontrar el camino de vuelta a su "morada" y no intranquilizar a los vivos. En Hungría, el Día de Todos los Santos ha vuelto a ser feriado desde el año 2000 y, desde 2013, es fiesta religiosa obligatoria.

El Día de los Difuntos conmemora originalmente a los muertos, nuestros seres queridos fallecidos que aún no han alcanzado la salvación. Porque los que han muerto en la gracia de Dios, pero todavía tienen que pagar la pena del pecado y el castigo, deben ser purificados ante Dios. Para los que permanecen en vida, es un gran consuelo espiritual poder interceder por ellos en esos momentos: con la oración, la penitencia y la santa misa, pueden hacer algo por la salvación de sus familiares difuntos.  

 

‎¡MUÉVETE EN TU ENTORNO COMO UN HÚNGARO!